Y puesto que a veces no es fácil decidir qué tatuarse, en este post podrás ver los diferentes estilos de tatuaje y la explicación de sus características. Si estás deseando marcarte la piel con tinta, presta atención a las siguientes líneas.

Minimalismo.

Los tatuajes se consideran minimalistas cuando son de tamaño reducido y tienen líneas simples, son sencillos, normalmente en un solo color. Es una buenísima opción si buscas símbolos sencillos pero profundos.

Realismo.

Estos tatuajes, como su nombre indica, tienen una imagen muy real. Son tatuajes que podrían ser cuadros de pintura, en los que aparecerían personajes retratados. La habilidad del tatuador hace que los tatuajes realistas parezcan casi una fotografía. Seguramente, el tatuador tenga una imagen delante para inspirarse y poder elaborar esta obra maestra. Algunos de sus motivos más populares son los retratos o los animales, reproducidos a color o en blanco y negro.

Acuarela.

Este estilo de tatuaje está ganando cada día más adeptos, porque los tatuajes de la acuarela imitan un proceso artístico, empleando las salpicaduras y rayas del color para dar la misma impresión que la pintura que es utilizada en lona o papel. El efecto de la acuarela deja un toque característico en la piel, muy diferente a otros tipos de tatuajes. A menudo se emplean colores brillantes y se tratan temas de la naturaleza.

Blackwork

El blackwork es un estilo de tatuaje que usa únicamente el color negro para plasmar sus diseños. Se consiguen tatuajes que pueden ir de la simplicidad más simbólica a motivos complejos y oscuros, con tramas y sombreados intensos.

Tribal/Maorí.

Uno de los estilos de tatuaje basados en una estética más antigua y ancestral. Casi siempre de color negro, a menudo utilizando simetría y diseño geométrico. El tatuador, además, emplea detalles con extrema precisión y delicadeza. Un tatuaje que ha pasado algo de moda, pero que sigue teniendo seguidores.

Tradicional u old school.

Este estilo de tatuaje imita los diseños que lucían en sus pieles los antiguos marineros estadounidenses, los vagabundos, la gente de ferias de «frikis» y del mundo del circo. Líneas sólidas y colores planos son algunas de sus características. Se emplean diferentes motivos clásicos o tradicionales, como pueden ser: corazones, anclas, espadas, cartas, serpientes, leones barcos, etc.

New School.

El estilo de tatuaje new school es una evolución del old school, incorporando nuevas técnicas en coloridos diseños plásticos y de gran detallismo.

Neotradicional.

Igual que los anteriores, estos emplean contornos en negrita y un sombreado cuidadoso y preciso, pero a diferencia de los tradicionales, son más detallados, más experimentales con el color y la mezcla y, a menudo, más brillantes, aunque con una simbología limitada y la técnica específica del tatuaje tradicional.

Lettering.

El lettering es un estilo de tatuaje que plasma palabras o frases sobre la piel en diferentes estilos de escritura.

Geométrico.

Los tatuajes geométricos usan formas sencillas como círculos, triángulos, líneas y puntos para plasmar bellos diseños que pueden llegar a tener una gran complejidad. Algunos de los diseños más populares en este estilo es el lineart, los mandala o el mehndi.

Dotwork.

El estilo de tatuaje dotwork o punteado es uno de los más modernos y emplea muchos puntos diminutos en áreas donde normalmente se puede usar sombra y se crean formas con estos puntos. Se basa en el impresionismo.

Japonés.

El arte japonés es uno de las artes más antiguos del tatuaje. Contiene diseños detallados que a menudo cubren grandes áreas del cuerpo como la espalda o el brazo. Este estilo sigue unas pautas artísticas muy estrictas: posicionamiento, imágenes utilizadas, dirección, color… para dar una imagen tradicional japonesa. Los tatuajes incluyen: flores de cerezo, dragones, geishas, etc.

Cartoon.

El estilo cartoon se podría incluir dentro de los tatuajes new school, pero por derecho propio configuran un nuevo estilo de tattoos. Estos diseños tatúan sobre la piel los tan queridos personajes animados.