¡Hola! ¿Sabías que hay un montón de cosas que NO puedes hacer después de hacerte ese tatuaje tan chulo que llevas? Ya me encargo yo de explicártelas 🙂

Como supongo que ya sabes las cosas que SÍ que hay que hacer para cuidar de un tatuaje recién hecho (y si no lo sabes no te preocupes, aquí te dejo un post para que las conozcas 😉 ), voy a explicarte unas cuantas que están ¡absolutamente prohibidas! 

Van desde actividades en general hasta cositas muy específicas:

  • Hacer deporte (sobretodo en los que sudes mucho): sé que te encanta hacer deporte y estar en forma 😀 , pero el sudor es un gran enemigo de tu tattoo, piensa que puedes aprovechar para descansar unos días. De nada 😉

  • Tomar el sol: ¿ves que hace un buen día y que podrías aprovechar para ponerte bien moreno/a? ¡Ni hablar! A no ser que te pongas en el tatuaje una crema de sol de al menos 50 SPF. Sino, trata a tu tatu como si fuera un vampiro.

  • Llevar ropa muy apretada: lo siento, si te levantas con ganas de ir con esos pitillos tan chulos que tienes o esa camiseta que tanto te favorece… déjalo para otro día, tu tatu te lo agradecerá 😉

  • Mojar directamente el tatuaje: cuando lo vayas a lavar (porque te habrás leído este genial post sobre cómo cuidar tu tatu, que yo lo sé), trata de que el agua que le caiga al tattoo sea a través de ti, deja que corra el agua por tu piel hasta llegar a él.

  • Rascar, frotar o arrancar las pielecitas del tatuaje: quizá esta sea de las peores cosas que puedes hacer, vas a tener que usar toda tu fuerza de voluntad para no hacerlo, pero te prometo que ¡valdrá la pena!

  • Ponerte demasiada crema: ¿cuánta crema ponerse en el tatu? Ni mucha ni poca. Yo te recomiendo que te pongas la justa y necesaria para que veas que todo el tatuaje está hidratado.

  • Bañarse en la piscina: a este paso me vas a odiar 🙁 pero hasta que no esté completamente curado tu tatu ¡aléjate de las piscinas! Recuerda que tu tattoo es una herida y ya sabes (lo sabes) que una piscina no es un lugar demasiado higíenico.

  • Limpiar o lavar el tatuaje con una toalla o una esponja: huye de las esponjas y las toallas para lavar o limpiar tu tatu, en este caso es peor el remedio que la enfermedad. Yo te recomiendo que utilices materiales muy suaves y que no dejen restos como el papel de cocina, discos de algodón desmaquillante (limpios) y cosas por el estilo.

 

PD: Te prometo que si sigues mis consejos, podrás lucir y disfrutar de un maravilloso y bien curado tatuaje 😀